Outsourcing contra la fuerza de venta


La externalización de una o la totalidad de las áreas comerciales de la empresa se pueden dar desde dos enfoques:
Corto-medio plazo, lo que se conoce como la “task force
A medio-largo plazo, el outsourcing comercial.
El outsourcing comercial debe ser una parte estratégica dentro de la política comercial y de marketing de la empresa, mientras que las acciones de task force tienen un carácter puntual y/o complementario (muchas veces de refuerzo o como complemento al plan de marketing anual).
Los expertos aconsejan arrancar cualquier acción de outsourcing con un periodo “piloto”, no siempre lo que en un principio parece externalizable lo termina siendo.
Es por ello por lo que muchas task force se terminan convirtiendo en un proyecto de outsourcing a largo plazo, o se quedan en acciones temporales a lo largo del año.