Más de la mitad de las empresas tiene previsto externalizar servicios durante 2012


La externalización de servicios aporta la flexibilidad y la
optimización de costes necesarias en la situación de crisis actual y contribuye al aumento de la productividad y la competitividad de las empresas. Buen ejemplo de ello es que el 50,5% de las empresas encuestadas por Adecco Outsourcing afirma que seguirá recurriendo a la
externalización de servicios hasta final de año.

Pero, ¿qué supone la externalización de servicios y qué ventajas aporta? Se trata de un proceso que consiste en delegar la gestión de ciertas actividades que generalmente no afectan al núcleo duro de actividad de la empresa y que están dirigidas y controladas por una compañía de servicios que aporta los medios técnicos y humanos para la correcta realización del servicio subcontratado. Este proceso permite una mejora del rendimiento del negocio, de la calidad del proceso que se externaliza, así como la transformación de costes fijos en variables, el desarrollo estratégico frente a otras compañías del sector y el acceso a tecnologías especializadas.

La externalización se mantiene
 
Los cambios ocurridos en las organizaciones debido a la crisis económica, las han llevado a
tener que adaptarse a las nuevas circunstancias. Así, para hacer frente a esta situación, un 66,6% de las empresas usuarias de outsourcing ha decidido mantener o aumentar la
demanda de estos servicios en su empresa como consecuencia directa de la crisis, entre ellas un 45,6% asegura que no ha visto alterada la externalización en su compañía, mientras que un 20,9% afirma haberla incrementado.

Tan sólo un 33,3% de las compañías usuarias ha prescindido de este sistema, lo que demuestra que la crisis económica no parece haber repercutido negativamente en las empresas a la hora de contratar este tipo de servicios que les aportan flexibilidad y competitividad en sus procesos productivos.
Es llamativo que un 38,1% de las empresas encuestadas asegure que gracias al outsourcing ha podido desarrollar iniciativas o proyectos que por sí mismos no hubieran
sido capaces, ya que el 23,1% afirma carecer de los medios para ponerlos en marcha y un 15,05% indica que el coste es menor que hacerlo por sus propios medios.