El ahorro de costes pierde importancia a la hora de externalizar servicios


Se impone el “nearshoring”, es decir, trabajar en el mismo uso horario del cliente.
 
El modelo tradicional del negocio de outsourcing -creado por proveedores con base en países como India y profesionales a bajo coste- se está quedando obsoleto. Las compañías ya no consideran el ahorro de costes como el único factor a la hora de externalizar sus servicios, según pone de manifiesto el Informe Mundial sobre la Industria del Outsourcing y Offshoring elaborado por PwC.
 
Las empresas, además, exigen a sus proveedores de servicios que tengan presencia en todo el mundo, que conozcan su sector de actividad y que su personal laboral tenga cada vez una mayor cualificación. El estudio recoge la opinión de casi dos mil compañías y de más de seiscientos proveedores de servicios de outsourcing en todo el mundo.
Si en 2009, un 45% de los entrevistados consideraba el ahorro de costes como el principal motivo a la hora de elegir su proveedor de servicios externos, actualmente este porcentaje ha caído hasta el 38%, mientras que otros factores como el conocimiento del sector (del 51% al 56%), la formación de sus profesionales (se mantiene en el 63%) o la presencia global de sus compañías proveedoras (sube del 16% al 21%) están al alza.